Pavimento infantiles

¿Qué revestimientos elegir para una guardería? ¿Cuál es el pavimento infantil el más adecuado?

A menudo cuando tomamos la decisión de cambiar un pavimento en zonas o para actividades con un uso muy determinado nos asaltan las dudas sobre cuál será el más indicado y llegar a un compendio entre calidad-precio correcto.

En el caso de las guarderías y escuelas de infancia, la elección del pavimento infantil esta duda es totalmente comprensible, ya que los beneficiarios de nuestra elección van a ser niños pequeños, por lo que no podemos escatimar en encontrar lo mejor para ellos.

Lo primero que tenemos que tener claro es la zona que queremos actuar, en el caso de aulas y pasillos nos vale cualquier pavimento tanto homogéneo en 2 mm o heterogéneo de 2 ó 3,35 mm, hasta linóleo de diferentes grosores. Lo que es importante en cualquier caso es que vayan soldadas térmicamente las juntas entre paños o losetas, para evitar que en la limpieza entre agua y con el tiempo se despegue y eliminar el riesgo de que los niños intenten arrancar el suelo desde cualquier hueco existente donde puedan meter el dedo o un objeto.

Actualmente los pavimentos vinílicos también conocidos como suelos de vinilo llevan unas capas de protección para evitar encerados y decapados con el tiempo, lo que le aportan dureza al suelo y un ahorro en cuanto al mantenimiento necesario para que esté en condiciones óptimas a lo largo de su vida útil, los más conocidos son los tratamientos IQ y Evercare de máxima calidad.

Si estamos buscando una base que absorba impactos o que amortigüe posibles caídas, también tenemos colecciones de heterogéneos que cuentan con bases espumadas para disminuir la conductividad del sonido o amortiguar impactos. Esta es una buena opción cuando estamos hablando de aulas para niños que empiezan a caminar y sus caídas son constantes.

El linóleo ofrece una solución duradera y ecológica, ya que cuenta con ingredientes respetuosos con el medio ambiente y con propiedades bacteriostáticas naturales, sin retardantes ni ignífugos añadidos. Con este material conseguimos una mejor calidad del aire interior con nivel de emisiones por debajo de la norma europea.

También existen pavimentos antideslizantes para las zonas de los baños que son fungicidas y evitan que nadie se pueda resbalar en esas zonas aun teniendo agua en abundancia, ya sea con los pies descalzos o con calzado. En estas zonas siempre es necesario que el pvc suba a la pared y se suelde las juntas para conseguir la estanqueidad del suelo y que la humedad no penetre entre las uniones y se acabe levantando el suelo.

Para las paredes la mejor opción es un revestimiento vinílico de 1,5 ó 2 mm homogéneo de fácil limpieza para que las marcas de manos, pintadas y demás inconvenientes no alteren la estética y no haga falta pintar constantemente para eliminar esas manchas, ya que con un trapo húmedo podemos eliminarlas fácilmente y sin desgastar ni alterar la pared.

Si queremos instalar un suelo en el patio de juegos al aire libre, lo podemos hacer sin ningún problema, lo único que tenemos que poner son losetas de caucho reciclado totalmente apto para exteriores de un grosor dependiendo de la altura de los columpios que haya. Si los columpios son menores de 150 cm bastará con 2 cm, pero si sobrepasa esa altura tendremos que instalar unas losetas con un grosor total mínimo de 4 cm.

Por lo que hemos visto, no hay motivos por lo que descartar la instalación de un pavimento o revestimiento mural vinílico en zonas infantiles, lo único imprescindible es contar con un buen profesional que nos explique los pros y contras de cada producto y asesore en todo momento.

Puede mandar sus consultas a nuestro equipo técnico de especialistas en revestimiento de suelos y paredes de IG Revestimientos y le contestaremos en nuestro blog.